Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna

Se veía venir. Por primera vez en la historia, el Frente Nacional se ha convertido en el partido más votado de Francia. Uno de cada cuatro votantes galos (un 26 por ciento) ha entregado su alma a la Extrema Derecha. Ayer, Marine Le Pen sonreía de un modo en el que jamás lo había hecho. Conquistar el palacio del Eliseo ya no es una entelequia en una de las cunas de la democracia liberal moderna. El sueño de una Europa para las personas agoniza en los pasillos de Bruselas.

Barcelona | Ferran Barber | Diásporas | Fotos e ilustraciones: Público.
Lo advertían las encuestas: los ciudadanos europeos más castigados por la crisis creen ver en la emigración la raíz de su pobreza, en lugar de una de las múltiples manifestaciones de los problemas estructurales que han extendido la precariedad y la desesperanza por todo el Viejo Continente. Los europeos vuelven a arrojarse, unos sobre otros, cual jaurías humanas.
 

Casi un 43 por ciento de los electores franceses (un 3 por ciento más que en la consulta precedente) acudieron a las urnas para sepultar el bipartidismo en beneficio de una formación política en su día creada al servicio de la sinrazón y la xenofobia. El partido de Marine Le Pen ha obtenido un 26 por ciento de los votos, frente al 20'6 de la UMP y el 13,8 por ciento de los socialistas, que de este modo han conseguido los peores resultados de su historia.

En tan sólo una legislatura, el Frente Nacional ha cuadruplicado el número de votos. Tras las pasadas elecciones, Le Pen envió a Bruselas tres europarlamentarios. A falta del recuento final, todo indica que ésta vez ocuparán alrededor de veinticuatro asientos. Un tercio de los representantes políticos que Francia envía a Bruselas defenderán desde ahora los postulados de la Extrema Derecha.

La devastadora victoria de Marine Le Pen se ha producido a costa de todo el espectro político de nuestros vecinos franceses. El principal partido de oposición pasará de tener 29 diputados a apenas veinte (probablemente, 19). Los socialistas van a perder al menos dos representantes y los Verdes, la mitad de los 14 que tenían. A todos los efectos, ha sido una debacle sin precedentes.

Marine Le Pen ha conseguido la primera victoria nacional de su partido tres años después de acceder a la presidencia y cuarenta y dos años más tarde de su fundación. Ha sido un triunfo laboriosa y minuciosamente construido sobre las vísceras de los franceses. Ayer, Marine Le Pen fue la primera política francesa en dirigirse al electorado galo en televisión. La líder de Extrema Derecha, exultante, aprovechó su intervención para solicitar a François Hollande que disuelva el Parlamento y convoque unas nuevas elecciones legislativas. Le Pen ya se vislumbra como la próxima presidenta de la República.

Si hasta la fecha habían sido los conservadores quienes trataban de apropiarse del discurso xenofóbico de la Extrema Derecha, ahora son los populistas ultranacionalistas quienes intentan hacer suyo el discurso de la izquierda tradicional. Nada nuevo bajo el sol. Ni José Antonio Primo de Rivera ni Mussolini, por citar dos referentes del fascismo, eran ajenos a las preocupaciones sociales que tan diestramente ha sabido pulsar Marine Le Pen para captar las simpatías de sus compatriotas. "Los franceses han castigado a los partidos mayoritarios porque se han rendido a Alemania y a la oligarquía financiera", aseguró ayer la líder del Frente Nacional durante su intervención televisiva. 


Marine Le Pen tiene muy claro que el ejemplo francés va a cundir en todo el continente y va a desencadenar una auténtica oleada de "soberanismo" (así es como ella denomina a sus postulados ultranacionalistas) en toda Europa. Cuanto Marine Le Pen sostiene acerca de los peligros de la globalización y los daños provocados por la Europa de los "banksters", podría ser suscrito a pies juntillas por la izquierda europea.

El Frente Nacional se ha apresurado hoy a pasear en sociedad su recién adquirido honor de "primer partido de Francia". El "privilegio" admite una objeción: el 57 por ciento de los electores galos no juzgaron necesario expresarse en las urnas porque entienden que Europa (o lo que quiera que sea que se decide en las instituciones europeas) no es digna de su tiempo e interés.


© Diásporas 2014

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios :

Publica un comentario

Danos tu opinión.


Subir