Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna


El partido en cuyo nombre ha ganado un asiento en el Parlamento de Estrasburgo lo mostraba hace tres años en su propaganda electoral sobre una moto de gran cilindrada, con una cazadora negra de cuero donde textualmente podía leerse “dale gas” (Gas geben), en clara referencia a los judíos. Se llama Udo Voigt y gracias a los 300.000 votantes alemanes que le dieron su apoyo el pasado domingo, percibirá a partir de ahora cerca de 8.000 euros mensuales de las arcas de la Unión.

Madrid | Diásporas | Foto: Internet
Uno de cada cien alemanes entregó su voto a los neonazis en las elecciones europeas. Alemania dispondrá a partir de esta legislatura de 96 representantes en la eurocámara (tres menos que en la precedente) y gracias a ese apoyo electoral, uno de esos asientos será ocupado por un político de 62 años que en cierta ocasión se refirió a Adolf Hitler como un "gran hombre". Es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial en que un político alemán abiertamente fascista ocupa un asiento del Parlamento europeo.

El impacto mediático de su elección ha llevado el nombre de Udo Voigt a las portadas de toda la Prensa de la UE junto junto a perfiles periodísticos donde se detallan algunos de sus “logros” más sonados. Se ha recordado, por ejemplo, que tres años después de que fuera condenado por hacer apología del nazismo, Voigt puso en duda la cifra oficial de muertos del Holocausto y pidió la devolución de los territorios alemanes perdidos tras la Segunda Guerra Mundial.

Evidentemente, Voigt no ha pretendido nunca engañar a nadie, ni vestir su ideario de eufemismos, en la línea de lo que vienen practicando otros líderes euroracistas europeos. Es un nazi. Y como tal argumenta su discurso. El partido a cuya cabeza figuraba en estas elecciones –el NPD- pedía el voto a los alemanes en su web con afirmaciones como ésta: “Toda Europa está siendo inundada con gentes extranjeras. Dinero para la abuela, además de para los sinti y los nómadas gitanos”.

Durante las últimas elecciones al Parlamento alemán, el NPD obtuvo solamente un 1,3 por ciento de los votos. Nunca, desde su fundación, ha conseguido que uno de sus representantes ocuparan un asiento en el Bundestag. Donde sí logró ocupar hasta quince escaños, poco después de su creación, fue en el parlamento de Baviera. En la actualidad, el NPD tiene representación parlamentaria en Sajonia y Mecklemburgo-Pomerania Occidental (ocho y cinco diputados, respectivamente).


El NPD fue creado en 1964 por antiguos miembros del partido Nazi. Voigt fue su presidente desde 1996 a 2011. Durante este periodo, consiguió triplicar el número de afiliados y limpiar parcialmente su imagen, instando a los skinheads a que actuaran con discreción.

Udo Voigt fue condenado en 1998 a cuatro meses de prisión, suspendida posteriormente, por instar a sus simpatizantes a que tomaran parte en la lucha armada. Hace cuatro años, tuvo que pagar una multa de 1.000 euros por hacer apología de las SS en un discurso.
© Diáspora 2014

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios :

Publica un comentario

Danos tu opinión.


Subir