Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna

Holanda no ha logrado sustraerse a la escalada imparable de los ultranacionalismos de raíz xenófoba y tal como preveían los sondeos, el Partido por la Libertad de Geert Wilders (PVV) se ha transformado sin problemas en la segunda fuerza del país. Los cuatro escaños del PVV más los 24 del Frente Nacional bastarían para crear un grupo propio en el Parlamento europeo de no existir una normativa que exige la presencia de formaciones procedentes de al menos siete países diferentes. 

Madrid | Luis Sánchez (EoD) | Foto: Público*
Esa es la asignatura pendiente de Marine Le Pen y Wilders: atraer a su alianza a partidos de otros cinco Estados. Le Pen y Wilders se reunirán esta semana en Bruselas para analizar los resultados y rediseñar sus estrategias. Ambos líderes políticos han utilizado las elecciones europeas para consolidar una cabeza de puente que les permita derrotar a sus respectivos gobiernos. 

A juzgar por los resultados electorales del domingo, ambos van por buen camino, aunque Le Pen ha aprobado con matrícula. La líder del Frente Nacional llevará hasta Bruselas a veinticuatro representantes gracias a una cuarta parte de los votos franceses en liza. La formación de Wilders ha acaparado cuatro de los veinticinco representantes holandeses en la Eurocámara. Con este resultado, supera ya a los laboristas y se sitúa en la estela de los democristianos, que a pesar de todos se mantienen como el partido más votado (cinco representantes).

Claro que según publica hoy el diario holandés De Telegraaf, ni a Le Pen ni a Wilders les cuadran aún las cuentas, pese al éxito de ayer. Los buenos resultados de la Extrema Derecha francesa y holandesa se han visto finalmente empañados por el tropiezo del Partido Nacionalista Eslovaco. Le Pen y Wilders contaban con el escaño de esta formación para crear un grupo propio en la Eurocámara, junto a los italianos de la Liga Norte, los Demócratas de Suecia, el Vlaams Belang de Bélgica y el FPO austríaco. El problema no es lograr los veinticinco representantes que se precisan como mínimo, sino incorporar eurodiputados de siete países diferentes.

Menos problemas parece tener el también ultranacionalista UKIP. Su líder, Nigel Farage, logró crear durante la pasada legislatura el primer grupo eurofóbico del Parlamento de Bruselas gracias a los 31 representantes de doce países que reunió bajo su liderazgo. El británico se negó recientemente a unir sus fuerzas a las de la alianza capitaneada por Le Pen y Wilders, aduciendo que desaprobaba sus vínculos con el antisemitismo.

* En la imagen, Marine Le Pen y Geert Wilders.

© Diásporas 2014

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios :

Publica un comentario

Danos tu opinión.


Subir