Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna

También la 'gran prensa británica' abre hoy sus titulares con recurrentes símiles "climáticos" que asocian lo ocurrido ayer en las urnas a "tsunamis", "tornados" y "terremotos" devastadores de 'imprevisibles consecuencias". La actualidad política de Gran Bretaña rima con "debacle" y los contertulios y observadores de la res publica se apresuran ya a urdir una enmarañada tela de razones que explique los motivos por los que ni los laboristas ni los conservadores han logrado imponerse en los comicios. Nunca, en la historia moderna del Reino Unido, había sucedido algo semejante. 

Londres | María González Cámara | Diásporas | Fotos e ilustraciones: Público.
Los demócrata-liberales han sido prácticamente aniquilados, y van a conservar tan sólo uno de los once eurodiputados que lograron en 2009. Tanto laboristas como conservadores frisan el 25 por ciento de los votos, frente al 28 de UKIP. Dicen los analistas que esto es sólo una advertencia impresionante, amén de un indicador de un estado de cosas y de un clima social que las formaciones políticas tradicionales no han sabido interpretar y menos todavía, rentabilizar. 


Las disputas electorales se han librado este mes en la arena de la víscera, antes que en la de la razón o, menos todavía, en la de la solidaridad y la justicia social. Al igual que ha sucedido en Francia con el Frente Nacional, el partido triunfador (UKIP) ha logrado captar las simpatías de los británicos gracias a un discurso esencialemente sostenido sobre el nacionalismo populista, la abierta oposición a Europa y una indisimulada xenofobia.

La formación de Nigel Farage (UKIP) ha pasado de acaparar un 16,5 por ciento de los votos a alrededor de un 28. Es decir, ha estado a punto de duplicar sus votantes. Considerando que hace veinte años, consiguió únicamente un raquítico 1 por ciento, resulta obvio que el tablero político británico ha sido hecho pedazos, al tiempo que se pone en entredicho la capacidad de desempeño de los líderes y representantes de los hasta ahora tres partidos de referencia. Formaciones políticas con una historia centenaria han sido vapuleadas por un partido fundado en 1993.

A los conservadores no les ha servido ni apropiarse del discurso xenofóbico que tan buenos resultados le ha dado hasta la fecha a UKIP: Tan crecido estaba ayer Farage, que se permitió el lujo de retar a David Cameron a reconsiderar su oposición a un referendo sobre la eventual salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. 


© Diásporas 2014

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios :

Publica un comentario

Danos tu opinión.


Subir