Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna


La compañía automovilística alemana Audi sigue manteniendo entre las personalidades destacadas de su web al principal artífice de un plan que ocasionó la muerte de 4.500 prisioneros de varios campos nazis de concentración. Gracias a las pesquisas de dos historiadores comisionados por la propia empresa, se ha confirmado la implicación directa de uno de sus fundadores más emblemáticos, Richard Bruhn, en la concepción y puesta en marcha de un plan para la utilización de mano de obra esclava en las factorías del gigante automovilístico.

Barcelona | Diásporas | Foto: Internet
Audi estudia retirar el nombre de Bruhn de los planes de pensiones de la empresa y no descarta indemnizar a los supervivientes que trabajaron como esclavos en la fabricación de vehículos militares dentro de sus factorías. Sin embargo, en la fecha de publicación de esta información, el nombre de su fundador aparece aún en la web junto a un breve texto biográfico al que acompaña este comentario sutilmente laudatorio: “Tras la Segunda Guerra Mundial, sus contactos le permitieron obtener el crédito necesario para reconstruir Auto Union desde cero en Ingolstadt y Düsseldorf. Entre 1949 y 1956, el doctor Richard Bruhn fue el presidente del consejo de dirección de Auto Union. Se retiró el 6 de noviembre de 1956 y murió el 8 de julio de 1964 en Düsseldorf”.




Las averiguaciones de los historiadores contratados por Audi, Martin Kukowski y Rudolf Boch, no han resultado escandalosas porque revelaran las ya conocidas conexiones de su compañía y sus fundadores con el partido nazi, sino porque confirman que su implicación no fue circunstancial ni producto de la coyuntura. Gracias al estudio se ha sabido que Bruhn fue un comprometido nazi, afiliado al partido desde 1933, al que se otorgó el estatus de “Wehrwirtschaftsfuehrer” o líder de la industria de defensa, en reconocimiento por la importante participación de Auto Union –predecesora de Audi- en la fabricación de materiales bélicos.


“No cabe ni la más mínima duda acerca de las conexiones de Auto Union con el régimen Nacional Socialista”, han indicado los historiadores. Gracias al plan que Bruhn ayudó a concebir y ejecutar, la empresa que dio lugar a la moderna Audi en 1985 utilizó en régimen de esclavitud a 18.000 prisioneros procedentes de Flossenberg y a otros 16.000 más alojados en campos de concentración construidos ad hoc por la SS. Uno de cada cuatro reclusos eran judíos.

Kukowski y Boch atribuyen a Auto Union la responsabilidad moral sobre las muertes de los 4.500 prisioneros que fallecieron en el campo de Flossenberg (Bavaria) mientras prestaban sus servicios en condiciones inhumanas para la compañía.

Auto Union fue el resultado de la unión de los fabricantes alemanes de vehículos DKW, Audi, Horch y Wanderer. Bruhn fue nombrado presidente de la compañía desde el mismo año de su creación (1932) y estuvo al frente de ella hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Los británicos lo encarcelaron por su vinculación con los nazis al término del conflicto, pero Bruhn fue devuelto al cargo cuando la compañía reabrió sus puertas en la Alemania Occidental. El ahora cuestionado directivo falleció en 1964, veintiún años antes de que Auto Union pasara a conocerse con el nombre actual de Audi. El ayuntamiento de Ingolstadt ya ha anunciado que retirará la placa con su nombre de la calle que en su día se le dedicó.

© Diásporas 2014

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios :

Publica un comentario

Danos tu opinión.


Subir