Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna



X-Pressed es una publicación digital, multilingüe, y de ámbito europeo. Al igual que Emigra o Degenera, presta especial atención a todos los fenómenos relacionados con el auge de la Extrema Derecha en la UE. A lo largo de los próximos días, EoD publicará una entrevista a los responsables de este medio de comunicación. Ahí va un avance, entre tanto, de la clase de contenidos a los que podéis tener acceso en esta interesante publicación.

Bruselas | X-Pressed | Foto: X-Pressed
Los centros de detención para inmigrantes, nombre que se utiliza para designar a los modernos campos de concentración, son la punta del iceberg de una compleja trama que tiene entre sus objetivos criminalizar a la población inmigrante para poder sacar provecho de ello. 

¿Cómo se convierte en criminal a alguien que huye de la guerra o de la miseria? Haciendo leyes, vallas y cárceles. ¿Para qué? Para crear la figura del enemigo equiparando los inmigrantes sin papeles con delincuentes que hay que encerrar o expulsar. Esta idea del “enemigo” se utiliza deliberadamente para “tranquilizar” a una población que previamente se ha asustado y así poder implementar las medidas que los gobiernos consideran necesarias con total apoyo popular.

Una criminalización financiada por la UE
La Comisión Europea este año ha incrementado un 30% las dotaciones de los Fondos para los llamados “Asuntos Internos” llegando a los 6,901 millones de € [1].

Dos nuevos Fondos llamados “Fondo de Seguridad Interior” (2014-2020) y “Fondo para las Fronteras Exteriores, Asilo y Migración” (2014-2020) reemplazan a los tres fondos anteriores: el “Fondo Europeo para los refugiados”, el “Fondo Europeo para la Integración de los Nacionales de terceros países” y el “Fondo Europeo para el Retorno”.

Si bien una parte de este dinero se utilizará, o debería usarse, para la llamada integración, una buena parte servirá para militarizar las fronteras exteriores de la UE y financiar las empresas de seguridad. El “Fondo de Seguridad Interior” financiará entre otras cosas el “Sistema Europeo de Vigilancia de Fronteras”, másconocido como Eurosur, o sea: dinero para las empresas de seguridad que desde hace ya algunas décadas están promocionando este sector, un negocio en auge.

Después de la barbarie perpetrada en Lampedusa, dónde murieron más de 300 migrantes, la matanza de Ceuta, las cuchillas de Melilla o los asesinatos del Mar Egeo, cuesta creer que estos Fondos de verdad intenten fomentar la integración y luchar contra la delincuencia. Las cifras hablan por sí solas: más de 23.000 muertos en los últimos 10 años en el mar Mediterráneo.

El lenguaje utilizado en los informes de la Comisión deja claro que su prioridad es la seguridad, la protección de la población frente a las “amenazas” que ellos mismos han creado, una hipocresía lamentable: “Las propuestas de la Comisión Europea sobre el presupuesto para asuntos de interior 2014 – 2020 son fundamentales para construir un área de seguridad, libertad y justicia, así como una Europa más abierta, segura y solidaria”. Y aquí otra perla del Diario Oficial: “El Comité considera que la Unión Europea aporta un gran valor añadido para estas políticas, porque la gestión de los flujos migratorios y las amenazas para la seguridad, son ámbitos que los Estados miembros no pueden abordar por sí mismos”.

La estrategia de la UE referente a estos temas está muy bien explicada y documentada en el último libro de Clarie Rodier, “El negocio de la Xenofobia”. En líneas generales explica cómo desde la década de los 80, cuando se creó al mismo tiempo el espacio de libre circulación dentro de la UE y el exclusivo club Schengen, empezó el negocio con las fronteras, vallas, cárceles, y todo lo que tenga que ver con la supuesta seguridad. El espacio de libre circulación dentro de la UE permite la libre circulación de personas, mercancías, capitales y bienes entre los países miembros y el segundo, de alguna manera es una respuesta policial a la “falta de seguridad” generada por el primero. Una gran absurdidad.

El libro también explica el papel de FRONTEX, la Agencia Europea para la Gestión de las Fronteras Exteriores, y cómo su presupuesto se quintuplicó desde su creación en 2005 hasta 2010. Desarrolla y documenta la idea que la externalización de las funciones permite que sean otros los que hagan el trabajo sucio y surge lo que la autora llama una nueva forma de colonización, la dominación más allá de las fronteras. Y también cómo el 11 de septiembre fue un punto de inflexión que permitió que los temas de la inmigración fueran relacionados para siempre con la seguridad. Es una lectura muy recomendable para entender cómo funciona este entramado.

El caso griego
Los políticos griegos, con la ayuda de los medios de comunicación, han promovido el racismo y la xenofobia entre la población para poder así radicalizar las medidas contra los inmigrantes y refugiados. No hace falta ir demasiado lejos para recordar la propaganda difundida por el partido ultraderechista Nueva Democracia (el mayor partido de la coalición gubernamental) durante el período preelectoral (2012), cuando Samarás decía que había que recuperar las calles que los migrantes habían tomado. Esa propaganda todavía continúa bajo la operación bautizada “Xenios Zeus”, que empezó en agosto de 2012 y que hasta la fecha ha causado la detención de más de 80.000 migrantes, de los cuales alrededor de unos 5.000 han sido encarcelados, sin haber cometido delito alguno, sólo una falta administrativa como es la de no tener la documentación en regla. “Xenios Zeus” significa “Zeus Hospitalario”, nada más alejado de la realidad.

Este discurso duro y arrogante legitimó entonces, para algunos, cualquier tipo de violencia contra los inmigrantes. La violencia ejercida por los miembros y seguidores de Amanecer Dorado contra los inmigrantes no surgió de la nada, fue alentada por Nueva Democracia. Cabe recordar que fue durante el gobierno de PASOK, con Giorgos Papandreu al frente, cuando se planearon los primeros centros de detención oficiales. Aunque desde hacía años ya existían cárceles infrahumanas para inmigrantes en antiguas casernas de policía, instalaciones militares en desuso, almacenes,o comisarías de policía, el entonces ministro de “Seguridad Ciudadana” Mijalis Jrisojoidis, vendió que el gobierno iba a dar respuesta al “problema” de la inmigración castigando a los culpables y metiéndolos en los nuevos centros de detención que iban a construir. De modo que la responsabilidad de lo que está pasando hoy, está bastante compartida entre los supuestos partidos democráticos, que siempre han usado el tema de la inmigración con fines electorales.


[1] Funding home affairs beyond 2013

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios :

Publica un comentario

Danos tu opinión.


Subir