Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna

El pasado mes de febrero, insinuaron que no todo el legado de la dictadura de Pinochet merecía ser vilipendiado. Esta semana, la publicación racista británica The Economist ha tenido serias dificultades para distinguir a los buenos de los malos en la historia de la esclavitud de los Estados Unidos de América. Una crítica sobre un ensayo histórico incluida en su edición del pasado jueves reprochaba su falta de rigor y objetividad al escritor Edward Baptist aduciendo que en su obra sobre la esclavitud y el capitalismo americano “todos los negros son víctimas y casi todos los blancos, villanos”. A juicio de The Economist, pasar por alto a los "blanquitos" buenos “no es historia sino abogacía”.


La crítica de The Economist aparecía ilustrada con una foto de la protagonista de Doce años de esclavitud, donde podía leerse un comentario sexista: "Patsey fue ciertamente una valiosa propiedad".

Barcelona  Ferran Barber | Diásporas / Público 
La crítica del libro –The Half Has Never Been Told: Slavery and the Making of American Capitalism- venía acompañada de una imagen de la protagonista de 'Doce años de esclavitud', bajo la que se introdujo un pie de foto zafio, sexista y capcioso. “Patsey fue ciertamente una propiedad valiosa”, aseguraban en referencia a la belleza de la actriz.

El artículo fue retirado de la web del semanario ultraconservador el viernes, junto a una breve disculpa, en la que textualmente se afirmaba: “Se han producido críticas generalizadas y con razón. La esclavitud fue un sistema perverso, en el que la gran mayoría de las víctimas eran negros, y en el que la gran mayoría de los blancos implicados se beneficiaron voluntariamente de semejante perversión. Por lo tanto, retiramos la crítica. En aras de la transparencia, cualquier persona que desee ver el artículo eliminado puede hacerlo pulsando aquí”.

En opinión del autor de la obra, Edward Baptist, lo mejor hubiera sido que la crítica racista se hubiese mantenido en la edición a modo de recordatorio de que hay todavía mucha gente que cree que los esclavos no fueron maltratados. Según señaló en una nota dirigida a los medios de comunicación, “muchas de estas personas ejercen además una poderosa influencia en la política”.

No es la primera vez que esta publicación sexista y xenófoba tiene que pedir disculpas y eliminar sus contenidos. El pasado mes de enero, sus editores retiraron de su edición digital una tira cómica antisemita en la que presentaban al presidente de los Estados Unidos de América y al Congreso como un títere al servicio de los judíos.

Desde hace varios años, esta publicación se sirve sistemáticamente del acrónimo PIGS (o eventualmente, PIIGS) para referirse a Irlanda y los países del sur de Europa: Portugal, Italia, Grecia y España. En noviembre pasado, dio un salto cualitativo en el alcance de sus difamantes contenidos racistas y se refirió a los inmigrantes del sur de Europa como “cerdos voladores”, en una información ilustrada con una fotografía de tres niñas con trajes de sevillana.

Los contenidos de esta publicación ultraconservadora británica no aparecen firmados, de tal forma que para bien o para mal, cualquier información incluida en sus ediciones representa la opinión colectiva de todo su consejo de redacción, y no de cualesquiera de sus colaboradores, individualmente considerados.


Algunas publicaciones son más infames que otras: The Economist tampoco tiene claro quiénes fueron los malos de la dictadura chilena






La información de la imagen superior fue publicada el pasado 16 de noviembre. Textualmente, puede leerse: Inmigración europea / Los cerdos pueden volar / Algunos migrantes económicos europeos son más bienvenidos que otros. Tal y como explicábamos en un artículo aparecido esta semana en DIÁSPORAS/PÚBLICO, el semanario británico venía justificando el uso de PIGS o "cerdos" aduciendo que se trata de un acrónimo con el que se designa a los estados europeos menos aventajados económicamente (parecen sugerir que no existen otras combinaciones posibles de letras). En este último caso, el "CERDOS" fue sencillamente utilizado para referirse a varios millones de seres humanos sin recursos. Esto es, los italianos, franceses, españoles, griegos y portugueses que se han visto obligados a dejar sus países por culpa de la crisis financiera global. Servirse de tres niñas ataviadas con trajes españoles para ponerle un rostro a los "cerdos voladores" fue considerado abyecto incluso por el grueso de los lectores británicos de la revista, a juzgar por los comentarios que dejaron bajo la información. 

El autor o autores del artículo reforzaron el carácter inequívocamente racista e insultante de su pseudoinformación parafraseando una conocida frase de George Orwell: All animals are equal,but some animals are more equal than others". O lo que es lo mismo: "Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros". Reemplacen "animales" por "migrantes económicos" y tendrán la transcripción exacta de la infamante afirmación realizada por The Economist en el subtítulo. En opinión de este semanario xenófobo, los migrantes extranjeros son pura y llanamente "animales". Hasta la fecha, ni la publicación inglesa se ha disculpado, ni menos todavía ha retirado la información. No consta que ninguno de los gobiernos de los ciudadanos insultados hayan pedido una rectificación y unas disculpas públicas, como sí hizo, por ejemplo, el Gobierno portugués en relación a otra información del Financial Times. Paradójicamente, este panfleto británico goza de gran ascendiente entre cierto sector de los conservadores españoles. 


El fragmento de texto de la imagen superior apareció dentro de un artículo de The Economist sobre Argentina publicado el 15 de febrero de este año. Tal y como señalaba Página 12 a propósito del reportaje, la revista británica achacaba buena parte del desastre económico de esa nación suramericana a las políticas autárquicas que apadrinaron sus gobiernos durante buena parte del siglo XX. En otras palabras, el gran error de los argentinos fue no abrir aún más las puertas de su economía al liberalismo más salvaje. Hasta aquí, nada nuevo bajo el sol mezquino del panfleto ultraliberal. 

Lo verdaderamente agraviante fue cierta observación ambigua introducida a calzador al final del reportaje: "La dictadura militar chilena fue una catastrófica fractura con la democracia, pero introdujo reformas de larga duración". Es decir, lo que se leía entre líneas (por no decir de una forma explícita) era una regañina por no haber seguido el ejemplo de su vecino Pinochet. Sí, en efecto, hubo negreros buenos; no todo el legado del criminal chileno merecer ser objeto de crítica y Franco hizo muchos pantanos. 

© Diásporas / Público 2014

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

11 comentarios :

  1. La conclusión del artículo decía las cosas de una manera ciertamente vulgar, pero el artículo en sí, conllevaba reflexiones muy a tener en cuenta.
    La terminología siendo brusca era correcta y conllevaba a inferir que las empresas del siglo XXI estan muy satisfechas del regimen de autónomos, mucho mas eficaz y eficiente que el regimen de esclavitud.
    Nadie se ha molestado en indagar en las condiciones de trabajo en Wallmart ni se ha molestado en compararlas con la de los braceros de Lousianna del XIX.

    ResponderEliminar
  2. Las condiciones de trabajo de los obreros del Norte no eran muy diferentes a las de los esclavos del Sur, de hecho, hoy en día en muchos países se viven situaciones laborales similares. Pero no solo eso, la UE, EEUU o Japón, van hacia un camino en que volveremos a ser esclavos y no, no importará el color de la piel, como no le importaba la esclavitud a Lincoln, que tenía esclavos negros en la Casa Blanca, no olvidemos que las colonias provenían de una Inglaterra esclavista, sobre todo. Todo hipocresía y farsa, para tenernos enfrentados y "ellos" hacer caja... http://loquenoseven.blogspot.com.es/p/entradas-nuevas-en-nuestros-blogs.html

    ResponderEliminar
  3. Ante todo: Soy muy critico con The Economist, lo leo con frecuencia porque en algunos temas si ofrece información de calidad. Es una publicación ultraliberal y de corte muy proamericano (no siempre). Otra cosa son los calificativos que vierte el articulista en diasporas, porque llamarlos racistas, sexistas y antisemitas es no tener ni idea de qué pie cojea el Economist. Se hacen juicios de valor muy superficiales por cuestiones de poco calado, a mi lo de PIGS me la suda, me parece hasta gracioso y que conste que PIIGS incuye a Irlanda y ahora incluso están pensando en añadir PIIGGS, porque Gran Bretaña lleva camino de convertirse en país pobre y periférico mas (quitando Londres). Mas seriedad y menos mala baba, se puede criticar al Economist, hay muchas maneras de hacerlo y por muchas razones, pero descalificar a lo loco, dice muy poco del autor de este artículo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajajajajaj......alucinada me kedo... ke tu eres muy critico con el economist????????? A ver una revista que llama cerdos a seres humanos sin recursos (al margen de que sean de españa o de la conchincina) y ke tiene dudas sobre si la esclavitud es buena o es mala...............segun tu no es racista? madre mia.... lo ke hay ke oir................. y una revista que hace ghiños graciositos y que dice que la chica negrita de la foto era una propiedad muy valiosa............ tampoco es sexista... pues oye, nada... adelante.... jajajajajajjajaja.... juicios de valor a la ligera?????????? ajajajajajjajajajajajaja.... de verdad oeyes.... no me extraña que seas lector de el economist........... me parece que tu tb eres de los que tienes dudas sobre que tambien habia negreros buenos.... que no mataban a latigazos a sus esclavos... de verdad...

      Eliminar
    2. juicios dd valor???????????? juas juas juas juas juas juas.... si que se nota que eres lector de the econracist............ a ver, si el autor del libro se ha cansado de acursarlo de racista... si me dio estados unidos ha acusado a la revista de racista.... si los lectores de lo d elos pigs ingleses llenaron el muro de acusaciones de racismo y sexismo.............. joder macho juicios de valor..........blanco y en botella leche......... pero lo tuyo de verdad es de farmacia de guardia y de econosmits... lo que me exxtrañaria seria que dijeras que no lo lees.................... de casta le viene al galgo.....................))))))))))))))))))))))))))))))

      Eliminar
  4. No habéis desentrañado bien el titular… Hace referencia irónica a una cita de Rebelión en la granja de Orwell: "All pigs are equal but some pigs are more equal than others."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la observación. Lo tendremos en cuenta.

      Eliminar
  5. El ascendiente de The Economist no sólo es entre ciertos sectores conservadores españoles, sino que cierta progresía también la tiene como publicación de referencia. En La Sexta o la Cadena SER, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  6. Argentina también suele estar en la diana de 'The Economist'. De aquel país, el semanario británico ha llegado a lamentar que no haya tenido un gobierno como el de Pinochet, ya que "los generales de Chile se abrieron en la década del ’70 y avanzaron".
    http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-239823-2014-02-14.html
    http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/17-7536-2014-03-30.html

    ResponderEliminar
  7. Los colonizadores europeos de América compraban esclavos de África porque se los VENDÍAN los reinos africanos, que eran TODOS ESCLAVISTAS desde Senegal a Zanzibar y a Somalia. Imperio de Mali, Imperio de Ghana, Estados de los Ashanti, etc, etc , etc. Los esclavos negros tenían amos blancos en América pero los esclavos negros de África eran más y sus amos eran negros de África, y además hasta entrado el siglo XX porque en Senegal en 1900 un tercio de la población era esclava (los malvados imperialistas franceses prohibieron la esclavitud allí después)

    ResponderEliminar

Danos tu opinión.


Subir