Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna

Más de cien “sin techo” suecos mendigan en Mallorca, Fuengirola, Gran Canaria y Tenerife y varios centenares más viven en extremas condiciones de pobreza. La presencia en la Península de este pequeño ejército de migrantes escandinavos ha sido descubierta gracias a una investigación llevada a cabo por un periódico callejero de Gotemburgo distribuido por indigentes. Según el editor de Faktum, Aaron Israelson, la noticia ha causado auténtico estupor en el país y ha provocado tremendas reacciones.


Un mendigo sueco, en un centro turístico español. Fotografía por EMMA SOFIA DEDORSON | Faktum (todos los derechos reservados).

Barcelona | Ferran Barber | Diásporas / Público 
Tan sólo en Fuengirola, hay al menos treinta suecos mendigando y durmiendo por las calles y varios centenares más viven en la indigencia. La cifra, absolutamente fiable, ha sido proporcionada por Adintre. La Iglesia sueca estima que otras treinta personas sin hogar viven en Tenerife, Mallorca y Gran Canaria (en total, noventa más). Se da también por hecho que existen más mendigos suecos malviviendo en los litorales españoles.

¿Cómo y por qué han ido a parar estos migrantes a la costa del Sol y otros centros turísticos? Según la Iglesia Sueca, la inmensa mayoría de ellos son personas con patologías mentales y adicciones a la droga y el alcohol que invirtieron todo su dinero en la adquisición de un billete de avión al sur de Europa porque presumían que su vida sería más fácil en la Península.

El primer vuelo chárter desde Suecia aterrizó en España en 1955. Estos pioneros escandinavos de la búsqueda del sol y el alcohol de garrafa se asentaron preferentemente en el sur del país, las Baleares y las Canarias durante los sesenta y los setenta, pero el verdadero boom migratorio se produjo a partir de los noventa. Aunque la cifra de residentes “regularizados” es muy inferior, se estima que alrededor de 40.000 suecos viven permanente o temporalmente tan sólo en la costa del Sol. Durante 2012, España fue visitada por un millón doscientos mil turistas procedentes de ese país. Al igual que los británicos, los expatriados escandinavos tienden a agruparse y a crear sus propios guetos.

Los migrantes suecos sin recursos se han concentrado justamente en los espacios donde existía ya una presencia significativa de compatriotas. Según explica la autora del reportaje que ha conmocionado a muchos suecos, Emma Sophie Dedorson, los sin techo viajaron hasta España alentados por los bajos precios del alcohol, el clima benigno y una sociedad mucho más tolerante que la sueca con el consumo de drogas. Lo que descubrieron al llegar a la Península, fue una realidad distinta que, por diferentes motivos, los empujó hasta la marginación o los perpetuó en la indigencia de la que ya venían.

Al igual que el resto de indigentes, han tenido que hacer frente a los problemas típicos de la marginalidad y la pobreza extrema. La Iglesia Sueca tiene constancia de que varias mujeres han sido víctimas de agresiones sexuales. Durante el pasado año, 21 ciudadanos procedentes de ese país fueron detenidos en España y 55 suecos en dificultades económicas fueron ayudados por Estocolmo a regresar a su lugar de origen.

La mayoría, sin embargo, se encuentran literalmente atrapados en España. Su perfil personal les impide acceder a los requisitos que exigen los Gobiernos suecos y español para otorgar ayudas, de manera que a menudo se han quedado enredados entre sus propias adicciones o patologías mentales, en un viaje sin retorno a la marginalidad y la indigencia. Gracias a la revista Faktum, se sabe que existe también un número considerable de sin techo suecos en Tailandia, Alemania, Francia y el Reino Unido.

Según Aaron Israelson, realizar una investigación así era absolutamente necesario para poner las cosas en su sitio en un momento en que un sector significativo de la opinión pública sueca cargaba abiertamente contra los búlgaros y los rumanos que mendigan por las calles del país y contra los Gobiernos de sus países, a los que reprochan que no hagan nada para atajar la exportación de “nómadas mendigos”. Tal es el interés que suscita este asunto entre los suecos que la lucha contra la mendicidad fue una de las principales armas políticas con las que los ultranacionalistas de Demócratas de Suecia concurrieron a las elecciones de 2010.

Al igual que otras formaciones populistas europeas, este partido accedió por primera vez al Parlamento gracias a un programa electoral esencialmente sostenido sobre el euroescepticismo y el odio al extranjero pobre. El partido liderado por Jimmie Åkesson incluía también entre sus propuestas la expulsión de aquellos extranjeros que mendigaran en las calles del país. Los “ingenieros electorales” de esta formación se refieren a la mendicidad como una forma de criminalidad y dividen a los indigentes en dos categorías básicas: los nacidos en Suecia y los foráneos. “Los extranjeros vienen a Suecia a mendigar de una forma profesional”, aseguraban en su programa. “No podemos comparar a los mendigos procedentes de otros países con los suecos que piden por culpa de sus adicciones a las drogas y el alcohol. También creemos que todos nuestros sistemas de protección social deben estar preferentemente dirigidos a cuidar de nuestros propios ciudadanos”. El partido que defiende estas ideas obtuvo dos de los veinte asientos suecos en el Parlamento europeo durante las pasadas elecciones del 25 de mayo y cerca del 10 por ciento de los votos.

Más recientemente, autoridades suecas y danesas han intercambiado descalificaciones de calibre grueso en relación a un asunto vinculado a la presencia de mendigos extranjeros en Copenhage. En su edición del pasado 9 de julio, una crónica de Radio Suecia denunciaba que Dinamarca ha aprobado leyes contra la mendicidad que impiden que los municipios y las organizaciones reciban dinero público para ayudar a los foráneos que residen irregularmente en el país. Los mendigos europeos pueden ser castigados o advertidos, mientras que los extracomunitarios son expulsados de forma inmediata. Las disputas entre vecinos escandinavos se avivaron todavía más a raíz de unas declaraciones de un político social-demócrata danés en las que aseguraba que los esfuerzos policiales deberían alentar a los mendigos a mudarse a otros países como Suecia.

Al decir del editor de Faktum, Aaron Israelson, es interesante que los suecos sepan que muchos compatriotas están haciendo uso de la libertad de movimiento dentro de la Unión Europea para huir de la pobreza. “Creo que nuestra investigación ha ayudado a abrir los ojos a mucha la gente que està enfadada con países como Rumanía o Bulgaria porque no cuidan de sus propios indigentes. Parece ser que tampoco Suecia lo hace”.



Más de un centenar de sin techo escandinavos viven en las calles de Fuengirola, Mallorca, Tenerife y Gran Canaria. Fotografía por EMMA SOFIA DEDORSON | Faktum (todos los derechos reservados).

© Diásporas / Público 2014

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

20 comentarios :

  1. No me sorprende. En Madrid también hay indigentes de aspecto nórdico...de los de aspecto más impactante que he visto... Es evidente que tienen trastornos mentales graves.
    Y desde hace unos años también se ven los migrantes de otras zonas como el Magreb...en las mismas. Sin familia es difícil que salgan de su situación,...y bien que están a la vista...de los servicios públicos..y de sus centros religiosos....pero hacen poco o nada por ellos.

    ResponderEliminar
  2. La crisis ha payado a muchos emigrantes sin posibilidad de retornar a su país por sus medios ,creo que el gobierno revería poner esos medios par los que quieran voluntariamente

    ResponderEliminar
  3. A las pateras africanas, hemos sumado las pateras vikingas. ¡Viva Jaujaspaña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mia que paleto eres! Haber si te crees que la gente que viene en patera lo hace porque quiere, vienen a verte a ti la cara paleto, que por gente como tu no avanzamos, que sepas que seguro que alguno de tu familia de paletos a tenido que "ir a robarles el trabajo" a otros, aqui lo que sobran son ignorantes como unos cuantos que veo aquí, en patera os tenian que mandar a vosotros

      Eliminar
    2. La diferencia es que nosotros, los españoles, tenemos Raynair como patera para ir a Alemania e Inglaterra.

      Eliminar
    3. Sí sí... igualita la inmigración que sale de España hacia otros países y las estrictas condiciones de acogida que se encuentran al llegar, que la inmigración que entra en España sobre todo de África, y las condiciones que aquí se encuentran.

      Eliminar
  4. Estos indigentes y mendigos suecos saben que en cualquier sitio de España no van a morir ni de hambre ni de frío, lo que si les sucedería si vivieran en su país. En Canarias hay muchos suecos y no suecos que viven como quieren, a su aire, y saben que siempre hay alguien que les suministra ropa, zapatos, comida y productos de aseo. Y son felices así, es la vida que han elegido. En Arguineguín, el Paraíso ce Canarias vive un sueco desde hace algo mas de tres años en una zona arbolada donde hay un banco. Allí tiene su residencia. Los locales y otros extranjeros que residen en el lugar le suministran lo suficiente para vivir, bien, tendido al sol. Al menos sabe que no morirá de hambre ni de frío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que cuentas puede ser un caso. Pero en líneas generales no creo que a nadie le guste vivir en condiciones tan precarias. Seas de donde seas. Está claro que son tan víctimas del sistema del dinero como lo somos los ciudadanos medios de España o cualquier otro país. No deberíamos mirar al mendigo como un despojo o un vividor sino como una persona que al igual que cada vez más en el mundo se ha quedado sin derechos a nada.

      Eliminar
  5. Que vaya un español a ir de mendigo a un país del norte de Europa a ver qué le pasa... En Bélgica y Alemania, aunque tengas derecho a paro y pagues tus impuestos, si no tienes trabajo te expulsan del país.... Acogemos a mendigos del norte de Europa y ésta a cambio no permite la estancia de españoles en sus países ni aun siquiera les otorgan el derecho al paro, etc... Me parece lamentable que en España aún sigamos con ese sentimiento de inferioridad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en Fuengirola no deben estar mal, porque hay efecto llamada y cada vez hay más. Yo no creo que haya mendigos españoles por las calles de Estocolmo, principalmente porque no lo permitirían.

      Eliminar
    2. me parece que no tienes ni idea de lo que hablas, los países nórdicos tienen problemas porque dejaron entrar a todo el mundo unos 10 anhos atras. sin ningún tipo de restricción... flipao que eres un flipao, espana esta jodida porque nuestro gobierno es mas corrupto y les importamos una mierda... El gobierno nos esta matando, no unos suecos sin techo

      Eliminar
    3. Madre mia...que burradas decís, lo primero que si fueras a un pais nordico te moririas de frio, lo segundo que no debeis haber salido mucho de vuestra isla porque yo conozco varias personas que estan sin trabajo en paises como francia, dinmarca etc y se estan aprovechando de lo que les da el gobierno sin apenas haber trabajado y viven de ayudas sociales, se van a tener hijos alli para q les den mas derechos, que decis de esa gente que es bastante mas educada y te hace ver que estamos por civilizar aqui en España,si si aqui en España de mendigo se vive como dios, deciselo a vuestros colegas, pasar la info x wp o fb, jajaaajaa que sois todos unos borregos que os creeis mierda y no llegáis ni a pedo

      Eliminar
  6. eso eso, que guay!!!! que entren en Eapaña todos los borrachos , drogadictos y enfermos mentales, a ver si entre los que vienen y los que ya estan , consiguen que España mejore

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. España no va a mejorar hasta que los borrachos, drogadictos y enfermos mentales que tenemos gobernando desde hace 40 años se larguen bien lejos, eso creo que es lo primero que deberiamos solucionar antes de preocuparnos de los indigentes.

      Eliminar
  7. El comentario muy interesante. pero esos mendigos -la mayoría son ex hipies- que nunca se preocuparon por su futuro y que desean seguir "viviendo" a costa de los impuestos de los trabajadores de sus propios estados nórdicos en países cálidos y baratos -el sur de españa, la candidata ideal- donde se puede mal vivir al "aire libre" sin mayores problemas. Un Gran Fallo del artículo, el personaje de la silla de ruedas de la foto no es sueco. Es finlandés y pecnorta en "Los Boliches" -Málaga-, en áreas exteriores del "Corte Inglés". Un poco de investigación responsable no vendría mal. Pedro Beltrán Herrera.

    ResponderEliminar
  8. "Enfermadades mentales" y "Adicciones" aparte, me parece muy respetable la opción de vivir al raso. Sobre todo vinendo de un pais donde en inviero no ves el sol más que un par de timidas horas y con uno de los índices de suicidio más elevados del mundo. Creo que fue Alejandro Magno quien se acerco a conocer a Diogenes y le pregunto que qué podia hacer por él y si quería algo, a lo que Diogenes le respondio: - Apartate que me tapas el Sol.
    Salud

    ResponderEliminar
  9. En Barcelona hay un chico joven de rasgos nórdicos todas las mañanas de los días laborales. Pide limosna en plaza catalunya cerca del FNAC. (por si alguien le busca).

    ResponderEliminar

Danos tu opinión.


Subir