Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna

'Existen signos de que hay una gran crisis en camino, pero estamos listos para lo que pueda llegar", asegura Gosse 'Bereklauw' en el mismo tono apocalíptico que los “prepper”. Este jipi de la vieja escuela cree que el modelo de organización social de Occidente es tan insostenible que estamos a las puertas del desmoronamiento del sistema. Gosse es el fundador y el responsable de Bereklauw, una de las comunas más antiguas, peculiares y solicitadas de Europa. La también llamada “factoría de ideas” fue creada durante los setenta en los terrenos colindantes con un viejo monasterio próximo a la ciudad universitaria de Lovaina (Flandes, Bélgica). 




En la imagen superior, Gosse B.

Bruselas | Texto y fotografía. Ferran Barber Diásporas / Público
No han alcanzado aún la autosuficiencia, pero van camino de lograrlo gracias a sus talleres, a sus huertas y a su disposición de ánimo. Tan convencido está Gosse de que Occidente está abocado hacia el colapso que lleva más de treinta años preparándose para un escenario postbélico de carestía y de penuria.  “El sistema va a venirse abajo tarde o pronto", afirma. "Y mucha gente que no entiende lo que hacemos llamará a las puertas de lugares como Bereklauw”. 

Que nadie, sin embargo, se equivoque. Lo que por así decir gobierna Gosse no es un grupúsculo sectario de fanáticos milenaristas. Nadie construye búnqueres para el Armagedón en Bereklauw; nadie celebra secretas reuniones de oscuros objetivos ni hace acopio de armas mientras levanta empalizadas a la espera de Mad Max. De hecho, no existe una atmósfera más luminosa bajo el brumoso Flandes que la que se respira en torno a este personaje singular y a la pequeña y ruidosa India que ha levantado a golpe de improvisación. 

Hay muchas más comunidades que han sobrevivido a los envites del tiempo, pero ésta lidera holgadamente la clasificación de simpatías de las gentes de vida alternativa por diferentes cuestiones. A todos los efectos, viene a ser una de esas "zonas temporalmente autónomas" a las que se refería Hakim Bey, el creador del anarquismo ontológico. Bereklauw es lo más parecido que existe en nuestros días a una isla utopía de inspiración pirata. Al decir de uno de sus ocupantes, "fue creada a la medida de los seres humanos y se ha transformado en una especie de celebración de la diversidad, la libertad y la heterodoxia". 

Visto desde la distancia, tiene el aspecto de una favela brasileña o un bidonville surafricano. Alrededor de veinte personas viven actualmente en caravanas y viejos cobertizos diseminados, aquí y allá, sobre los taludes de lo que fue un dominio eclesiástico. Paradójicamente, el terreno donde se halla la huerta y los talleres linda con la propiedad de un banco belga. De un lado de la autovía de Bruselas se encuentra el ostentoso inmueble de los mercaderes del dinero y del otro, esta especie de gueto alternativo parcialmente inspirado en las premisas de un movimiento de difícil traducción al castellano: off the grid. Dios y el diablo cohabitando en las afueras de Lovaina. En honor a la verdad, hay que decir que jamás un banquero puso los pies en Bereklauw.

Vivir de acuerdo a los postulados “off the grid” implica esencialmente el proveerte por ti mismo de los bienes y servicios que normalmente uno adquiere con dinero. O dicho de otro modo, el movimiento 'off the grid' busca fórmulas que ayuden a vivir de forma autosuficiente y que permitan suministrarse por medios propios el agua, la energía y los alimentos. Necesariamente, ello implica una vuelta a la tierra; un retorno a lo esencial y un fortalecimiento de los vínculos humanos. 

Buena parte de la economía doméstica de Bereklauw se sostiene sobre el trueque. La comunidad no ha renunciado por completo al dinero, pero está muy cerca de ello gracias a sus huertas y a la interesante labor de reciclaje que realizan sus miembros. Al menos la mitad de la superficie por la que se extiende se asemeja a un enorme vertedero, donde se acumulan desordenadamente lo que el común de los mortales tendría por desechos. "De alguna forma, en Bereklauw gobierna el caos; un caos organizado de acuerdo a las leyes naturales", explica Gosse. Jamás se tira nada. La basura es aquí un bien de consumo e intercambio.

No es un entorno libertario porque a diferencia de la mayoría de las comunidades, ésta tiene un propietario y algo parecido a un líder: el mencionado Gosse. Aun así, hay pocos lugares en Europa donde se respire una libertad mayor, o donde exista un marco de convivencia tan extravagantemente sostenido sobre la permisividad, la tolerancia y la creatividad. En Bereklauw, nadie está obligado a realizar ningún trabajo, ni a nadie se le asignan labores específicas. Cada miembro de la comunidad es enteramente dueño y responsable de sus acciones. A él le corresponde decidir cuándo, cuánto y de qué forma desea contribuir al grupo. 

"Y por extraño que resulte, la fórmula funciona", señala uno de los miembros más veteranos de la comunidad, el africano Ali B. "No conozco otro sitio regido por principios semejantes. Y eso es justamente lo que lo convierte en único". Eso, y el hecho de que no hay directrices filosófico-políticas específicas, más allá de las que marcan las fobias (pocas y aceptables) y las filias de su creador. Básicamente, los miembros de la comunidad deben aceptar una única norma innegociable: “Ni se te ocurra emborracharte hasta que la noche caiga”.

"Woofers", squatters, jipis, artistas, desempleados, anarquistas, perroflautas... Centenares de personas de todo el mundo han pasado por aquí a lo largo de casi cuarenta años. Españoles, por supuesto, también. Y muchos más, desde que empezó la crisis. En circunstancias normales, todo cuanto se le pide al recién llegado es cierto compromiso con el grupo y ciertas habilidades manuales. Quien quiera formar parte del proyecto debe acreditar que encaja y que es capaz de realizar una tarea útil. Vaya por delante que en estos momentos no cabe ya ni un alfiler. “No diga que aceptamos a más gente porque me pondrá en un compromiso”, insiste Gosse al periodista. “Con la que está cayendo en su país se nos llenaría esto de españoles y aquí no queda sitio para nadie”.

VIVIENDO EN LAS GRIETAS DEL SISTEMA

El siguiente cortometraje ha sido producido por Marc Heeman y Ferran Barber para Diásporas Mag. La copia que aquí enlazamos incluye subtítulos y rotulación en castellano.





© Diásporas / Público 2015

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

9 comentarios :

  1. Hay que ser muy valiente para hacer lo que realmente quieres.Animo

    ResponderEliminar
  2. una experiencia ke deberia ser obligatoria en algun momento de la vida de las personas, un aprendizaje de vida.

    ResponderEliminar
  3. viven chupando los estados - chorizos, nada mas

    ResponderEliminar
  4. Hay luz eléctrica y coches. No cuela. Me gustan más los cuáqueros

    ResponderEliminar
  5. Veo sierras mecánicas, hormigoneras...coches. No cuela. Prefiero los cuáqueros

    ResponderEliminar
  6. Esto me recuerda a una webserie española donde unos chicos se van a la montaña a vivir como comunidad, una experiencia parecida. Se puede ver en www.youtube.com/libreslaserie (el nombre es muy sugerente: "Libres")

    ResponderEliminar
  7. Poco conocimiento y mucha basura me parece a mi, hay que exploirar formulas mas elaboradas

    ResponderEliminar
  8. En Africa creo que no hay muchos hippies aparte de los mochileros.....o quizas son todos hippies en Africa?

    ResponderEliminar

Danos tu opinión.


Subir