Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna

Mientras Syriza anuncia reformas para facilitar el pleno acceso de los desempleados griegos a la asistencia sanitaria, el Gobierno de Croacia ha resuelto cancelar las deudas que bloquean las cuentas bancarias de los 60.000 ciudadanos más pobres del país a partir de hoy, lunes, día 2 de febrero. Al igual que los españoles, los croatas sufren desde hace ya seis años una crisis de dimensiones colosales que ha empobrecido el país y ha sumido en la precariedad a buena parte su población, claro que el Gobierno de Zagreb posee puntos de vista sustancialmente diferentes al de Rajoy acerca del modo en que puede asistir a sus ciudadanos. Otras medidas de ayuda ya están en camino.






Madrid | Diásporas / Público
Todos los croatas que perciban unos ingresos mensuales inferiores a 122 euros y cuyas deudas totales no superen los 4.500 euros podrán beneficiarse de esta medida, cuya principal finalidad es proporcionar un balón de oxígeno a las clases más desfavorecidas del país y suplir la ausencia de inversión local. Se estima que el programa costará a las arcas públicas croatas alrededor de 273 millones de euros al cambio actual, apenas un 1 por ciento de la deuda pública del país.


La cifra de beneficiarios de esta medida alcanza a más del 1,4 por ciento de los habitantes de un país cuya población es de alrededor de una décima parte de la española. Por ilustrarlo con un símil, si una decisión semejante fuera adoptada y llevada a la práctica por el Gobierno de Madrid se beneficiarían de ello en torno a 662.000 españoles.

A la postre, lo que el Gobierno intenta, en un sentido literal, es darle la oportunidad a los más pobres de comenzar de cero. Ninguno de los beneficiarios puede ser titular de alguna propiedad o poseer ahorros. En otras palabras, la medida está dirigida a los pobres de solemnidad.

Se trata de una iniciativa sin precedentes, para cuya puesta en marcha, el Gobierno croata tuvo que negociar y convencer a las empresas de telecomunicaciones más grandes del país, a nueve bancos y a varias compañías privadas y públicas. Las deudas de los beneficiarios no serán reembolsadas a los acreedores, que han decidido cancelarlas sin contraprestación alguna. 


Tal y como señaló a mediados de enero el viceprimer ministro del país, Milanka Opacic, en una reunión del consejo de ministros, “todos estos croatas especialmente pobres van a tener la posibilidad de comenzar una nueva vida sin la carga de la deuda”. Alrededor de 317.000 de los 4,4 millones de habitantes de Croacia tenía su cuenta bancaria bloqueada por facturas impagadas a finales de julio del pasado año. “Y es la primera vez que un gobierno croata intenta solucionar este difícil problema así que estamos orgullosos de ello”, señaló también el primer ministro Zoran Milanovic.

Al igual que España, Croacia hace frente a una durísima recesión durante los últimos seis años. Los organismos internacionales prevén un crecimiento económico para este año no superior al 0,5 por ciento. El Gobierno de Milanovic está estudiando la posibilidad de aplicar otras medidas para ayudar a los ciudadanos más asfixiados por la crisis financiera y las deudas. Entre otras cosas, Zagreb está estudiando seguir el ejemplo de Bulgaria y aplicar una tasa de cambio hipotecaria en francos suizos, mucho más favorable para los deudores.


© Diásporas / Público 2015

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

2 comentarios :

  1. No sabían que tras el derribo del Muro de Berlín, a los países del Pacto de Varsovia, les esperaban muros peores.

    ResponderEliminar

Danos tu opinión.


Subir