Slider[Style1]

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

+

+
+DISTOPÍAS

Distopías

+
+BRAND NEW SPAIN: ENTREVISTAS
+CIBERCRÓNICAS
+ISLAMOFOBIA

Islamofobia

+EXILIADOS
+MINORÍAS

Minorías

+XENOFOBIA

Xenofobia

+TOP 10
+CULTURAS

Culturas

+OPINIÓN
+ACTIVISMO

Activismo

+MIGRACIONES Y FRONTERAS

Migración y fronteras

+LA CAVERNA

La caverna

“Vamos a dejarnos de contar los muertos y hagamos algo para poner fin a toda esta violencia contra los migrantes”, aseguraba en septiembre del pasado año el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Lacy Swing. Claro que es harto complicado pasar por alto sobre el hecho de que son ya 40.000 los humanos que han muerto desde el principio del milenio mientras abandonaban su país huyendo de la violencia o la pobreza. Estos son los corredores migratorios más letales del planeta, según la OIM.




Barcelona | Ferran Barber | Diásporas / Público
Con diferencia, Europa se ha convertido en el destino más peligroso para los migrantes de todo el mundo, claro que existen muchos más puntos calientes, donde apenas vale nada la vida de un humano. Cuanto más se endurecen las políticas de control fronterizo de los occidentales, cuanto más se militarizan las fronteras, más son los que fallecen en su camino hacia los países ricos. 


1. FRONTERAS EUROPEAS

EL GRAN CEMENTERIO MEDITERRÁNEO


No hay caminos más peligrosos que los que conducen hasta Europa. Se sabe con certeza que más de 22.000 personas fallecieron entre 2000 y 2014 mientras trataban de alcanzar el Viejo Continente. La cifra fue obtenida por la OIM a partir de los datos de los que dispone Migrant Files. Sin ninguna duda, el número real es superior, dado que no existe registro ni constancia de muchas de las muertes. Más de la mitad de los migrantes sin papeles que llegaron hasta Europa lo hicieron desde Libia. El flujo migratorio registrado a lo largo de 2014 superó incluso al que se produjo durante la llamada “Primavera árabe”. En contra de lo que suele pensarse, únicamente una pequeña parte de estos parias africanos y asiáticos atraídos por Europa trataron de llegar hasta Occidente a través de los enclaves de Ceuta y Melilla. La práctica totalidad de las víctimas perdieron la vida mientras cruzaban el Mediterráneo.

2. RUTAS SUBSAHARIANAS AL NORTE DE ÁFRICA

MUERTE EN EL SÁHARA

Las rutas migratorias subsharianas arrancan tanto desde el oeste como del este del continente africano y confluyen en el Magreb y otros países del norte de África como Libia y Egipto. Los caminos se modifican a menudo, en respuesta a las también variables circunstancias políticas de los estados que atraviesan. Buena parte de los migrantes tienen que recurrir a los servicios de traficantes o comprar las voluntades de los militares y policías que encuentran en el camino para conseguir llegar a su destino. 

La parte del león de los migrantes del oeste de África abandonaron sus países por motivos económicos. Los procedentes del este y el Cuerno de África huyen mayoritariamente de la violencia. Buena parte de las muertes que se registran en estas rutas terrestres se producen en las etapas del desierto y son el resultado de los malos tratos deliberados a los que son sometidos los viajeros por parte de los traficantes. Se han documentado casos de torturas; violencia sexual contra mujeres y desapariciones y secuestros de chicas a quienes se explota sexualmente. Y ello, por no hablar de los bandidos o de las mafias organizadas del tráfico de órganos. 

El Sahara es un cenagal de peligros en el que acaban falleciendo decenas de migrantes. Según la OIM, la propia falta de preparación de los africanos que emprenden el viaje compromete su éxito a menudo. No es raro que pasen días o semanas alimentándose de dátiles y de galletas y sin apenas nada que beber. En ocasiones, los traficantes añaden gasolina al agua para alterar su sabor y evitar que los migrantes beban mucho. El frío de las noches desérticas o la falta de medicinas para hacer frente a las dolencias que padecen son también causas comunes de los decesos.


3. FRONTERA DE MÉXICO Y ESTADOS UNIDOS

A AMBOS LADOS DEL RÍO GRANDE


Durante las dos últimas décadas, una crisis de desconocidas proporciones ha asolado las rutas migratorias que conectan México y los diversos estados de América Central con los Estados Unidos de América. Según la OIM, estamos lejos de saber la verdadera magnitud de la tragedia y el número real de migrantes muertos en tránsito hacia Norteamérica. Sin embargo, los datos fragmentarios e incompletos de los que se disponen sugieren que hablamos de millares. 

Los trabajadores centroamericanos que tratan de ganar los Estados Unidos siguen expuestos hoy a riesgos desproporcionados y no es extraño que sean víctimas de todo tipo de agresiones. En el transcurso de los nueve primeros meses del pasado año, se tiene constancia fehaciente de la muerte de 230 personas.

Infaustamente famoso y conocido es el llamado "tren de la muerte", designación genérica de una red mexicana de ferrocarriles utilizada anualmente por medio millón de centroamericanos para alcanzar con rapidez las fronteras de los Estados Unidos. Los trenes de esta red son populares por su extrema peligrosidad. 

4. EL CUERNO DE ÁFRICA

EN MANOS DE LAS MAFIAS

Este corredor letal discurre por dos caminos diferentes. El primero arranca del Cuerno de África y se dirige al Yemen. El segundo parte también del Cuerno de África, pero con destino a Suráfrica. 

Al igual que sucede con las rutas subsaharianas al Magreb, las vías que se siguen cambian frecuentemente, en respuesta a las también mudables circunstancias políticas de los estados que atraviesan los migrantes. El número de personas que utilizan estas rutas se ha incrementado de forma muy notable durante los últimos años, y con ello, las víctimas mortales de las mafias y los desaprensivos. Sólo una pequeña parte de los fallecimientos son el resultado de la dureza del viaje. O dicho de otro modo, el mayor de los peligros es el negocio que se ha creado en torno a la emigración así como otras formas de criminalidad, de las que a menudo son cómplices los funcionarios de los países de la ruta. Somalíes, eritreos y etíopes son las principales víctimas de este corredor.

5. DE CAMINO HACIA AUSTRALIA

LOS BOAT PEOPLE DE OCEANÍA

Las muertes que se producen de camino hacia Australia se deben esencialmente a dos motivos: la propia condición de isla del país y las salvajes políticas migratorias de su Gobierno. Sin visado, no es posible viajar a Oceanía por avión, de manera que, a no ser que uno consiga alguna clase de documentos falsos, la única forma de llegar es arriesgar la vida a través de la ruta que conduce al país desde Indonesia.

La inmensa mayoría de los migrantes de Oriente Medio, Asia central y el Sureste asiático que intentan alcanzar Australia solicitan un visado y recurren a los servicios de intermediarios. Los principales peligros que deben arrostrar son la climatología y los monzones; la decrepitud de los barcos en los que se echan a la mar y la ineptitud de sus tripulaciones. A menudo, se aventuran en el océano a bordo de humildes pesqueros indonesios, diseñados para navegar en las proximidades de la costa. 

Al igual que sucede en Europa, el número de muertos se incrementa en parejo al endurecimiento de las leyes contra la emigración y al refuerzo de los mecanismos de vigilancia fronteriza. Se han dado casos, por ejemplo, de migrantes que han saboteado sus propios barcos con la esperanza de impedir que los funcionarios australianos les obliguen a regresar a Indonesia. 

© Diásporas / Público 2015

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios :

Publica un comentario

Danos tu opinión.


Subir